e mërkurë, 06 qershor 2007

Restauración


La restauración en cada dimensión de la experiencia humana es fundamental en el evangelio cristiano. Está entretejida en toda la Escritura y debe hallarse en el pórtico de nuestro ministerio de la verdad.

En Hechos 3.19–21 se halla la más citada referencia a la restauración en el Nuevo Testamento. Pedro hace un llamado urgente a retornar a Dios para ser limpios de pecado. Añade que este retorno allanará el camino a un período de refrescante avivamiento como resultado de la presencia del Señor en medio de su pueblo. También preparará el regreso de Cristo, quien, según Pedro, «es necesario que el cielo reciba [o retenga] hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo» (Hch 3.21).

Muchos sienten que es ahora, en estos últimos días, que «todas las cosas» profetizadas se cumplirán y se completará la restauración. La restauración final es el regreso de la Iglesia, la novia de Cristo, a la majestad y la gloria preparada por Dios para ella. Para que esta restauración tenga lugar, Dios ha comenzado a dejar que su poder y pureza fluyan sin medida por medio de ella. «La remoción de las cosas movibles» ha comenzado, para que el reino inconmovible se manifieste (Heb 12.27, 28).

Definición bíblica de la restauración (Job 42.10-12)

De acuerdo con el diccionario, «restaurar» significa restablecer la condición original de algo. Sin embargo, cuando algo es restaurado en la Escritura, siempre crece, se multiplica o mejora, de manera que su condición final supera su estado original (véase Jl 2.21–26).

Por ejemplo, bajo la Ley de Moisés, si alguien robaba un buey o una oveja, no era suficiente que restaurara el animal que había tomado. Tenía que pagar por el equivalente de cinco bueyes o cuatro ovejas (Éx 22.1). Cuando Dios restauró a Job tras las pruebas terribles a que lo sometió, le dio el doble de lo que había perdido y lo bendijo más abundantemente en sus últimos días que al inicio de su vida (Job 42.10–12). Jesús dijo a sus discípulos que todo aquel que dejara algo para seguirle recibiría cien veces más (Mc 10.29, 30).

Dios multiplica cuando restaura. Y así, al restaurar hoy en día, Dios no solamente devuelve a la Iglesia la gloria que alcanzó en tiempos del Nuevo Testamento. ¡Quiere hacerla más poderosa, majestuosa y gloriosa que nada de lo que el mundo haya visto jamás!

La restauración «en el principio» (Gn 1-3)

El tema bíblico de la restauración se halla en el principio de todas las cosas: el libro de Génesis. Dios creó al ser humano a su propia imagen, hombre y mujer. El ser humano gozó de la imagen de Dios, de su intimidad, de un ininterrumpido compañerismo con Él.

Sin embargo, el ser humano decidió comer del árbol de la ciencia del bien y del mal. Al hacerlo, quiso tomar su vida en sus propias manos. En lugar de depender de la sabiduría, la justicia y los recursos de Dios, viviría de sus propios y limitados recursos, según su parecer.

Con esa trágica decisión, el ser humano perdió su imagen divina, así como la intimidad y el compañerismo con el Señor, su Creador. Pero la obra restauradora de Dios comenzó inmediatamente. Como el ya consciente de sí mismo ser humano trataba de cubrir sus desnudeces con sus propias manos, Dios le proveyó de ropas hechas de piel de animales. Esto reveló con toda claridad el plan redentor y restaurador de Dios para el ser humano caído. Ese primer sacrificio, que lo proveía de vestido, apuntaba hacia el sacrificio final del Cordero de Dios, el propio Jesús.

El ser humano se precipita a la degradación (Gn 4-12)

Tras ser despedido del Huerto, y apartado del Árbol de la Vida que estaba en medio de él, Adán tuvo hijos a su propia imagen, desobediente y egoísta, y no a imagen de Dios. De ese momento en adelante, el ser humano cayó más y más en la depravación, hasta que Dios decidió destruir la raza y comenzar de nuevo a partir de una sola familia, la de Noé.

El pacto del arco iris (Gn 9.13) fue una de las más importantes de las muchas señales dadas por Dios durante este período, señal a través de la cual indicaba su deseo de restaurar lo que se había perdido en tiempos de Adán y Eva. Esta constituye de hecho un eterno recordatorio del plan de Dios de restaurar, tras el juicio, al ser humano según su propósito.

Con el llamado de Abram (Gn 12), comenzó a desarrollarse ese plan, al manifestarse el propósito de Dios a través de un individuo específico. La «gran nación» que Él prometió hacer prosperar por medio de Abram comenzó a gestarse con Israel, pero estaba destinada a transformarse en la Iglesia, la casa de Dios. Aunque hay muchas profecías dedicadas a Israel, podemos estar seguros que desde el principio Dios tenía en su corazón a la Iglesia en lo que toca a su realización. La Iglesia no era una simple premonición en la mente divina, como tampoco la promesa del Mesías: Jesucristo.

La restauración anticipada (José: Gn 37-46)

El perfil de la obra restauradora de Dios se muestra vívidamente en la vida de José. José fue abandonado, falsamente acusado, olvidado. Pero finalmente se vio favorecido por Dios y restaurado en el papel que Dios le había asignado.

1. Abandonado. Cuando José le reveló a sus hermanos que Dios le había llamado para reinar sobre ellos, éstos reaccionaron envidiosos, vendiéndolo como esclavo en Egipto.

2. Falsamente acusado. Dios prosperó a José, aun como esclavo, hasta el punto que su amo lo puso al frente de sus bienes. Pero la esposa de su amo lo acusó falsamente de asaltarla, y fue enviado a prisión.

3. Olvidado. Estando en prisión, José interpretó los sueños del copero y el panadero del Faraón. El copero se regocijó al saber que sería liberado, y José le pidió que intercediera por él ante Faraón. Pero, una vez fuera de la prisión, el copero se olvidó de José.

4. Favorecido. Sin embargo, Dios no lo olvidó. Dos años más tarde Faraón tuvo un sueño. El copero se acordó de José y le habló de él a Faraón. José interpretó el sueño, anunciándole siete años de hambruna. Agradecido del aviso, Faraón puso a José al frente de toda la riqueza de Egipto. No sólo fue José restaurado por medio de esta acción, sino que cuando llegó la sequía, estuvo en condiciones de salvar a su pueblo.

Los inútiles esfuerzos humanos de autorestauración (Jer 8-10; Lm 2)

Dios prometió enviar un profeta como Moisés a los israelitas a fin de garantizar su liberación definitiva. Ello era necesario porque habían rehusado escuchar a Dios, e insistido en que le hablara directamente sólo a Moisés (Dt 18.15, 16). Su temor de escucharlo sin intermediarios los colocó bajo la letra de la Ley, donde el esfuerzo humano trata de obtener y retener el favor divino. Pero Dios, conociendo los límites de la Ley, instituyó el sistema mosaico de sacrificios de animales para expiar los pecados. También convirtió la Ley en una maestra que apuntaba hacia la salvación definitiva a través de la sangre derramada por Jesús, el sacrificio hecho una vez y para siempre (Heb 10.10).

El fracaso de sus esfuerzos se presenta gráficamente en Jeremías 8–10 y Lamentaciones 2, en la destrucción de Jerusalén y la dispersión del pueblo. Estos capítulos describen un oscuro cuadro de la necedad humana, y de la rebelión, inmoralidad, idolatría y corrupción general que sufría la nación de Israel, la cual había forzado a Dios a disciplinarlos de tal manera que «llegó a ser como enemigo» para ellos (Lm 2.5).

Jeremías 9.3 resume su difícil situación, que recuerda la de muchos en la iglesia de nuestros días: «Y me han desconocido». A pesar de su gran empeño todavía no habían establecido una relación personal con Dios.

La corrupción de los líderes (Ez 34.1-10)

Habiendo escogido escuchar a otros en lugar de a Dios, el pueblo pronto comenzó a escuchar mentiras (Jer 9.3). Ezequiel 34.1–10 expone la debilidad y la depravación en la que habían caído los líderes judíos. Utilizaban sus oficios y ministerios en provecho personal, no para servir al pueblo. No alimentaban el rebaño, sino a sí mismos. En su ira, Dios se enfrentó a estos malos pastores, advirtiéndoles que les quitaría las ovejas y pondría fin a su despiadada explotación.

La analogía del pastor se mantiene en la promesa de restauración que sigue a estas frases de censura divina. «He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas... Como reconoce el rebaño el pastor... así reconoceré mis ovejas» (vv. 11, 12). Dios, entonces y ahora, quiere que su pueblo se relacione directamente con Él, le escuche, le responda y tenga una vida abundante.

El Señor nunca se ha apartado de su promesa de restaurar la relación de amor que se perdió en el huerto del Edén.

La inutilidad del ritual religioso (Am 5.21-23)

Como el ser humano siempre ha buscado ganar la aceptación de Dios con sus propias fuerzas, las personas llegaron a concebir su relación con Él siempre en términos ceremoniales. Pensaron que observando ciertas reglas y regulaciones, realizando ciertos rituales, y pronunciando determinadas palabras, podían conservar el favor de Dios. El Señor les aclaró aquellos conceptos erróneos a través del mensaje de los profetas. Les hizo saber que despreciaba el ritualismo del culto y los sacrificios formales (Am 5.21, 22), las solemnidades ridículas (Is 58.4, 5), y el tributo de labios (Jer 7.4). Rechazó sus cánticos, en los cuales entonaban alabanzas que no significaban nada para ellos (5.23). Prometió convertir sus cánticos en lamentos, transformar sus voces en clamor de luto (Jer 7.34).

Remoción de las obras humanas (Heb 12.26,27)

Todo lo que Israel y Judá habían edificado por sí mismas durante generaciones de esfuerzo propio era abominación para Dios, y éste entregó para destrucción todo lo que habían logrado mediante «la obra de sus manos» (Jer 1.16; 32.29–36).

El mensaje que se desprende de las falsas concepciones de los israelitas llega hasta nuestros días, y el autor de Hebreos habla de la remoción que Dios se dispone a llevar a cabo (Heb 12.26, 27). Él ha prometido remover toda obra humana levantada con la energía y la sabiduría de la carne. Sólo las cosas inconmovibles —lo que haya sido levantado gracias a la sabiduría y el poder eterno del Señor— permanecerán.

La gran remoción profetizada en Hebreos ha comenzado y continúa en la iglesia de nuestros días. Y ello debido a que los mismos males que afectaron a Israel —buscar agradar a Dios mediante el culto ritual, prácticas idólatras y decadencia moral, corrupción del liderazgo, y el adorar la obra de manos humanas— se manifiestan también en la iglesia. La remoción de estas cosas forma parte del proceso de restauración.

El arrepentimiento en la restauración (Is 58.1-14)

Tras juzgar y disciplinar enérgicamente al pueblo por su apostasía, Dios le ofrece maravillosas promesas de restauración. Les dice que su salvación pronto se dejará ver, que será «como huerto de riego». Los librará de sus iniquidades, sanará sus apostasías, y les amará «de pura gracia» (véanse Is 58; Jer 31–33; Os 14).

Sin embargo, entre su advertencia de juicio y su promesa de restauración, los profetas de Dios hacen una importante exhortación: ¡Arrepentíos! En Isaías 58 se indica: «Si abandonas tus ayunos rituales y practicas el verdadero ayuno». Se escucha en el lamento de Efraín en Jeremías 31.19: «Porque después que me aparté tuve arrepentimiento». Y resuena en el ruego de Oseas 14.1: «Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios».

«Arrepiéntete» no significa redoblar los esfuerzos por agradar a Dios guardando la Ley o realizando buenas obras. El llamado siempre ha sido el de simplemente volverse a Dios, permitirle limpiar y restaurar al pecador.

Restauración del tabernáculo de David (Hch 15.16-18)

En Hechos 15.1–29 surgió la pregunta de si los gentiles podían ser aceptados como cristianos sin someterse a la Ley de Moisés. Pedro respondió haciendo notar que ni los judíos de su tiempo, ni sus padres, habían podido soportar el peso de la Ley; por lo tanto, no tenía sentido pedir a los gentiles que se sometieran a ella: «antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos [los gentiles]» (v. 11). Santiago confirmó la declaración de Pedro citando el pasaje de Amós en el cual Dios promete reedificar «el tabernáculo de David... para que el resto de los hombres busque al Señor» (Hch 15.16, 17).

En muchos otros lugares de la Escritura se habla del tabernáculo de David, aunque no siempre utilizando ese nombre. Frecuentemente se utiliza el término «Sion», el monte de Jerusalén donde se levantaba el tabernáculo, el lugar donde Dios moraba junto a su pueblo.

Joel 2 comienza con un llamado emotivo: «Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte». Hebreos 12.22 dice: «Os habéis acercado al monte de Sion». En ambos casos la referencia es al tabernáculo de David. Una comprensión del concepto de la restauración divina de este tabernáculo es esencial, porque permite una visión bíblica clara de la iglesia de hoy.

1 comment:

Paola Munoz said...

muy claro, y llamativo. ...me sirvio mucho... historico lineal, con logica y facil entendimiento

muchas gracias