e martë, 5 qershor 2007

Tercer Cielo


2 Cor 12: 2Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. 3Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no losé; Dios lo sabe), 4que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.

12.2 Conozco a un hombre en Cristo: Obviamente, el propio Pablo, pero habla reservadamente para evitar gloriarse de sí mismo en lugar de en Cristo, quien le otorgó tal privilegio. Hace catorce años: alrededor del año 42 d.C., en el período de su vida cristiana no descrito en los Hechos. Tercer cielo: El cielo más alto, ante la presencia de Dios, en contraste con lo que se ve desde la tierra.

12.4 Paraíso: Identificado aquí con el «tercer cielo» (v. 2); el lugar de feliz comunión con Dios (Lc 23.43; Ap 2.7). Pablo no era capaz, ni le estaba permitido repetir lo que allí escuchó.

Los Tres Cielos
En 2 Co 12.2 se menciona «el tercer cielo» de donde se deduce la existencia del primero y segundo cielo. Sin embargo, en la Biblia no se habla de ello. Puede ser que el primero sea la atmósfera que rodea nuestro planeta; el segundo, el espacio físico más allá de la atmósfera; y el tercero, la morada de Dios. Pablo fue arrebatado hasta el tercer cielo, pero se le prohibió divulgar lo que allí vio y oyó (2 Co 12.1–9). Según parece, Juan tuvo una experiencia similar (Ap 4.1) en la cual basó la mayor parte de Apocalipsis.

Lo fundamental en estas experiencias de Pablo y Juan no es lo que nos permiten descifrar en cuanto a la estructura del cielo, sino lo que aportan al conocimiento de Dios.

Paraíso

Palabra de origen persa (que significa parque, jardín, huerto), cuyo equivalente hebreo es pardes y griego es paraŒdeisos.

A veces pardes aparece traducida «bosque» (Neh 2.8) o «huerto» en RV (Ec 2.5), pero en Cnt 4.13 se traduce paraíso. Por otra parte, en pasajes como Is 51.3 paraíso es traducción del hebreo gan (jardín). En Gn 2.8 de la LXX este término, gan, que se refiere al ® Edén, se traduce paraŒdeisos. En el Antiguo Testamento paraíso no adquiere todavía el significado escatológico que tiene en la teología judaica posterior y en el Nuevo Testamento.

Los judíos asociaban la palabra paraíso con el huerto del Edén. Luego llegaron a creer que los justos al morir iban a un lugar similar al paraíso. Ya en el rabinismo desarrollado el paraíso podría significar: (1) el huerto original del Edén; (2) la morada temporal de los justos muertos entretanto llega la resurrección, o 3) el huerto, morada eterna de los justos. Por otro lado, los rabinos creían que la gehenna era la morada de los injustos (® Seol).

La palabra paraíso aparece solamente tres veces en el Nuevo Testamento. En Lc 23.43, Jesús promete al ladrón arrepentido que irá al paraíso ese mismo día, indicando así que es el lugar al que iban provisionalmente los justos al morir. El mismo concepto se halla en la parábola del rico y Lázaro, pero se vale de la figura del ® «Seno de Abraham» (Lc 16.23). En 2 Co 12.2ss, Pablo identifica el tercer ® Cielo con el paraíso. Luego, en los últimos capítulos de Apocalipsis es prominente la idea de un hermoso huerto eterno para los justos, pero no se usa la palabra paraíso.

A Pablo le fueron dadas revelaciones que ningún otro hombre vio ni oyó. Fue el instrumento escogido de Dios para revelar al mundo la grandeza de su gracia (note cuidadosamente Hch 26.16) 16Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, 17librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, 18para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.

. El «tercer cielo» (v. 2) 2Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Es el paraíso, el mismo cielo de la presencia de Dios. No sabemos qué oyó Pablo de Dios. Pablo mismo no dijo nada al respecto, para que ningún cristiano empiece a honrarle más de lo que se merecía. ¡Qué humildad!

Paraíso

paradeisos (paravdeiso", 3857), es una palabra oriental, cuya mención más antigua se encuentra en el historiador Jenofonte, y que denota los parques de los reyes y príncipes persas. Tiene origen persa (persa antiguo, pairidaeza, relacionado con el griego peri, alrededor y teicos, muralla), y de ahí pasó al griego. Véase lxx, p.ej., en Neh 2.8; Ec 2.5; Cnt 4.13. Los traductores de la lxx usaron este término del huerto del Edén (Gn 2.8), y en otros casos (p.ej., Nm 24.6; Is 1.30; Jer 29.5; Ez 31.8, 9).

En Lc 23.43, la promesa del Señor al ladrón arrepentido se cumplió en el mismo día; Cristo, en su muerte, habiendo encomendado su espíritu al Padre, fue de inmediato en espíritu al cielo mismo, la morada de Dios (la mención del Señor de aquel lugar como paraíso debe haber sido un gran aliento para el malhechor; para la mente oriental expresaba la suma total de bendición). Allá fue que el apóstol Pablo fue arrebatado (2 Co 12.4), y le da el nombre de «el tercer cielo» (el v. 3 no introduce una visión diferente), más allá de los cielos de la creación natural; véase Heb 4.14, con referencia a la ascensión. Esta misma región es mencionada en Ap 2.7, donde el «árbol de vida», el antitipo figurativo del que estuvo en Edén, ofrecido al vencedor, es mencionado como estando en «el paraíso de Dios»; cf. Gn 2.8.

Tercer,tercero

tritos (trivto", 5154), se emplea: (a) como nombre (p.ej., Lc 20.12, 31); en Ap 8.7-12 y 9.15,18: «la tercera parte», lit.: «el tercio»; (b) como adverbio, con el artículo, en la forma triton: «la tercera vez» (p.ej., Mc 14.41; Jn 21.17, dos veces); sin el artículo, lit.: tercera vez (p.ej., Jn 21.14; 2 Co 12.14; 13.1); en enumeraciones (Mt 26.44), con ek, de, desde, lit.: «desde la tercera vez» (el ek precisa de un punto de partida, especialmente en una sucesión de acontecimientos, cf. Jn 9.24; 2 P 2.8); absolutamente, en el neutro acusativo, en 1 Co 12.28: «lo tercero»; (c) como adjetivo, su empleo primario, p.ej., en la frase «el tercer cielo» (2 Co 12.2 [cf. CIELO, A, Nº 1 (c), ]); en la frase «la hora tercera» (Mt 20.3; Mc 15.25; Hch 2.15: «del día»; 23.23: «de la noche»); en una frase con jemera, día: «al tercer día», en sentido inclusivo (p.ej., Mt 16.21; Lc 24.46; Hch 10.40); en relación con esto, el modismo «tres días y tres noches» (Mt 12.40), se explica mediante referencia a 1 S 30.12,13 y Est 4.16 con 5.1; en Mc 9.31 y 10.34, la vm: «después de tres días», sigue los textos que tienen esta frase, y rv: «al tercer día», los que tienen la misma frase que en Mt 16.21, etc.

Nota: Para tristegos: «tercer piso», véase PISO

4 comments:

forever_esveidy said...

Gracias la vdd me hiso entender el significado de el tercer cielo..
DTB!

Anonymous said...

ForexMacro - http://forexmacro.blogetery.com

* Compra y venta LIBERTY RESERVE
* AFECTADOS ForexMacro
* Autosurf
* Forex Macro
* HYIPs Actuales
* HYIPs cerradas y SCAM
* Inversio'n en general
* Noticias forex
* PTC y PTR

El mejor sitio en la inversio'n! Todo sobre hipotecas y pre'stamos en los bancos de Espana
ForexMacro - http://forexmacro.blogetery.com
Banco de Espana - http://caja.blogetery.com

Anonymous said...

Me da mucha pena, como juegan con las palabras y argumentan sus conceptos, para confundir a los creyentes que no tienen una fe sólida.

Anonymous said...

La explicación que ustedes dan en esta web sobre el Texto de II de Corintios 12, 1-11, está tan mal, que por eso no logran encontrar la verdad, a pesar de que leen la palabra de Dios, y terminan llenando de mala información al pueblo de Dios. Pablo habla del tercer cielo pero no como verdad de fe, sino en forma Irónica como burlándose de los que se jactan de ser "Superapóstoles" (II Corintios 12, 11) y que salían predicando cualquier clase de historias fantásticas, como ésa, la del hombre que afirmaba que había ido al tercer cielo, no es una verdad de fe, es una fábula inventada por ése hombre, por eso Pablo dice en tono de burla: (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe,) está hasta puesto en paréntesis, como si estuviera ocultando la literalidad de lo que en verdad piensa, en realidad en retórica y literatura eso se conoce como "ironía"; Pablo se burla del que contaba esa historia gloriándose inútilmente y jactándose de hablar palabras inefables inpronunciables (versículo 4), todavía Pablo afirma que Dios le reveló lo que ése hombre decía: "pues vendré a las visiones y revelaciones del Señor. Sé de un hombre en Cristo...", otra manera para resaltar la ironía, es ésto, afirmando que ese hombre aun estando "en Cristo" se gloriaba de contar fantasías, aún en Cristo alguien fue capaz de vanagloriarse de fábulas, por eso Pablo afirma: "pero en cuanto a mí, sólo me gloriaré en mis flaquezas", es decir Pablo enseña que no debemos gloriarnos como ese hombre que hablaba de su viaje al supuesto Tercer cielo. Al final afirma que se complace en sus debilidades, en las ofensas que recibe, en las necesidades, persecusiones y angustias, (versículo 10) y que aún así en nada es inferior a esos "superpóstoles" (versículo 11). Ése es el sentido recto del texto, si niegan esta verdad faltan a la fe, y faltar a la fe es renunciar a Dios y su revelación. Juan Manuel Castro Sanabria